sábado, 10 de enero de 2009

Sombras

Hoy ha muerto una ilusión.
En su funeral, el amor llora su ausencia mientras planea su propio suicidio.
En medio de la desolación: tu y yo.
Los mismos de siempre.
Tan fuertemente frágiles, nos miramos haciendo como que ignoramos la atmósfera de desolación que nos rodea.
Nos reímos de nuestras lágrimas interiores,
frivolizamos nuestros más profundos miedos
pero en el fondo sabemos que nos estamos muriendo por dentro.
Nos pesa tanto el aire al respirar...
como vamos a tener fuerza para levantar nuestro templo en ruínas?
Es tan difícil mejorar...
mejor juguemos a buscar un culpable,
al asesino de aquella ilusión que cultivamos juntos.
Me acusas de fijar las perspectivas siempre demasiado altas,
en el lugar donde más dura es después la caída.
Sabes que no es cierto.
Yo no te pedí que me compusieras poemas,
solo que aprendieses a entender el lenguaje de mis silencios.
Yo no quería que me prometieses la luna,
solo que te sentases alguna noche a observarla a mi lado.
Yo solo quería ser la última cosa en la que pensases antes de dormir,
en ningún momento pretendí que pasases noches en vela pensando en mí.
Yo sí las he pasado.
Porque llegó un punto en el que te convertiste en mi único y más deseado sueño,
el único que me mantenía ausente todas las horas del día y llenaba con creces mis noches.
Pero todos los sueños dulces tienen despertares amargos.
Cuando me libré de tu ensueño me sumergí en la más feroz pesadilla.
Te fuiste y te llevaste contigo mi mayor virtud: mi capacidad de soñar.
Mis noches se llenaron de una oscuridad que ninguna luna entregada fuera de plazo pudo encender.
Pero mis ojos de gata han aprendido a ver entre tinieblas.
Aún hoy, la esperanza alumbra persistente mi sendero.
La esperanza de ppercibir en uno de mis paseos nocturnos una sombra de ese antiguo amor que se difumina más cada día.
Porque las sombras siempre permanecen atadas a nuestros pies sin poder hacer nada para que podeamos arrancarlas.
Y, sin que nos demos cuenta, a veces son ellas quien dirigen nuestro rumbo y no al revés.
Tiran de nosotros hacia ese mundo oscuro de los secretos sin confesión.
Nuestras sombras tal vez estén enrolladas aún en un beso lento, oscuro y silencioso.
Solo hay una pega: las sombras no se perciben de noche y hace tiempo que para nosotros no sale el sol.
Hoy se ha extinguido la única luz que quedaba, la ilusión.
Por eso, nuestro amor preparara un suicidio sin pararse a pensar que está matando una parte del otro.
Todo por culpa de esta larga, casi eterna, noche en la que las sombras se visten una vez más de luto.
-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
Encontré este texto en un borrador.
A veces me asombra leerme a mí misma despues de algún tiempo.
Aquí lo dejo a pesar de que mi actual estado de ánimo es muy diferente(:

5 comentarios:

ade dijo...

- Es verdad, lástima, todos los sueños dulces tienen despertares amargos. Y como dule despertar!. Ade

malena dijo...

Ufff...por un momento me asustaste! Pensé... no debo pensar, no debo pensar, no debo.. jajaja! Qué bueno que sigas bien de ánimo!!!! Y qué bien que escribes, Sara... este texto es tristísimo pero bellísimo también.
un beso grande.

Adrianina dijo...

Todo pasa princesa, que bien pudiste reflejar ese estado de ánimo que por suerte ahora nos cuentas que está mejor.-
Yo también soy de guardar borradres, está bueno redescubrirlos después de un tiempo.
Te dejo un beso grande, me gusta mucho como te expresás.:-)

Hada del lago dijo...

Si, a veces es increíble volver a leerse a uno mismo despues de un tiempo. A veces, recuerdas sentimientos o momentos que a lo mejor se habían perdido en algun lugar oculto de nuestra memoria.
Me alegro de que tu estado de ánimo sea diferente al que se palpa en el texto.

Un besiño princesa!

enrique ponce mendoza dijo...

el escrito es hermoso. cuando ulises viaja al hades, le llaman también el sitio de las sombras. en un acto curativo a jodorowsky, una mujer lavó su sombra que se proyectaba en el suelo, para que la misma no cargara cosas desagradables.

la sombra siempre estará con nosotros, como el verdadero amor. las personas que hemos amado en realidad estarán con nosotros por siempre de los siempres, ya que ellas nos han hecho crecer, con todo lo triste que sean las despedidas, algunos barcos no están hechos para nuestros puertos y viceversa.

saludos, gracias por tus palabras.

nrq.

pd. recuerda: la sombra siempre será eso, no es una realidad de nuestra dimensión, pero si de nuestra alma.