jueves, 22 de enero de 2009

Espera

"-Tengo que darte dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que...
-No, por favor, dime primero la mala.
-Jajaja, como quieras. La mala es que volveré.
-...Qué?
-Sí, no tendrás que volver a aguantarme hasta despues de carnaval, como muy pronto."
-------------------------
Con la frialdad del sacerdote que entierra a un hombre que no ha llegado a conocer dictaste una sentencia.
Qué mas me da que esto solo sea un hasta luego?
De pronto, me sentí vacía.
Te fuiste para dejar que mis ojos se vacíasen de tu belleza y se llenasen de lágrimas que se confunden con esta lluvia fría...
lágrimas que nadie puede comprender.
Te fuiste para que se callase la música con la que llenabas mi sangre.
Te fuiste, y dejaste sin abonar demasiadas poesías que sembraste en mí interior.
Todo el arte que creabas a traves de mí quedó abandonado.
Pero sigo amando tus dulces mentiras.
Porque sí, me mentiste.
Esa tarde que silenciaste mis latidos me dijiste que no volvería a verte en meses
y sin embargo, cada noche vienes a mi cama y me visitas en mis sueños.
Así, te veo noche a noche exactamente tal cual eras,
porque nada en tí necesita una mejora.
El antifaz de los sueños me respalda, escondiendo una pasión que nunca en la vida real sería capaz de mostrar.
Noche a noche, somos uno y a la vez ninguno.
Somos todo y al mismo tiempo nada.
Porque nada es real, y al despertar siento cada mañana que me han arrancado una parte de mí.
Si pudiera bloquear el sol para quedarme una eternidad en tus brazos...
Los días pasan y colecciono las hojas de la agenda que me separan de tí.
Cada día, tejo ilusiones mientras te espero.
Trabajo nuevos diálogos, nuevas canciones que susurrarte cuando vuelvas.
Escribo declaraciones que se que jamás llegaré a entregarte.
Espero, sí.
Pero qué espero?
Cuando llegues, todo será como siempre.
Con esa barrera infranqueable que el mundo impone.
Te espero pero sé que cuando llegues, seguirás estando infinitamente lejos.
Hoy, para variar, tambien llueve.
Intento mirar un horizonte, pero muros de hormigón lo desdibujan.
Como voy a tener esperanza si la ciudad me ha quitado el mismo cielo?
Te espero... te espero mientras llueve...
Mientras siento que cada gota de lluvia que choca contra el suelo es una nota más de nuestra sinfonía.
Esa sinfonía que yo interpreto con lágrimas cada mañana...
-_-_-_-_-_-_-_-_-
El texto es un tanto exagerado, sin embargo una ausencia... un vacío me está llenando.
Y mientras tanto sigo restando los segundos que faltan para nuestro reencuentro.

7 comentarios:

nestor dijo...

los textos exagerados suelen ser que una exsageración un pedido desesparado.

Dime: cómo andas con la música..recuerdo contaste alguna vez de tus clases de instrumentos...

un abrazo, amiga...que seas muy feliz.

malena dijo...

Algunas esperas son así, tal cual las has descrito... no, no hay exageración..
besotes!!!

almayarma dijo...

Quizas no te guste tanto ATROCITY, pero si el disco mas folk...
Que extraño...los poetas de la actualidad se expresan ciberneticamente, carece de importancia el papiro, y las almas pueden identificarse antes que el artista muera...

DaViD CaNo dijo...

y cuando llegué el día, talvez no pasé que estes vestida con penélopes prendas.

Saludos

Adrianina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adrianina dijo...

Llegará el encuentro si tiene que llegar, que sea por tu buen sentir y te llene de plenitud.

Me gustó la acotación de David: "Penélopes prendas", romanticismo puro, como llevás vos en la piel, seguí deleitándonos con tus bellos textos...

Beso grande, nos seguimos leyendo.:-)

Hada del lago dijo...

Algunas despedidas son así... y se cuentan las horas, los días que faltan para ese reencuentro!

Ya ves, a mi la inspiración se marchó sin decirme nada, y por lo de ahora aún no ha vuelto. A ver si hoy, o algun dia, aunque sea solo unos minutos viene a hacerme una visita! =)

Un beso grande princesa!