viernes, 4 de julio de 2008

Gota a gota

Despierto bruscamente.
No hay mejor despertador que las pesadillas.
Ninguno es mas eficaz e instantáneo.
Despierto y veo que aún tengo horas para dormir, pero no quiero rendirme en esa cama que es una prisión, el lugar donde tú me visitas cada noche sin ser siquiera consciente.
Aquí, en mi lecho de angustia, me siento especialmente pequeña en una habitación tan grande.
Todo es silencio, pero en mi cabeza una voz grita con tanta fuerza que tengo miedo de que despierte al resto del mundo.
Mi habitación es grande, sí.
Sin embargo, los sentimientos son tan enormes, tan intensos, que no caben aquí dentro.
Una extraña sensación de claustrofobia me invade.
Me deslizo entre las sábanas en dirección a la ventana y entonces veo un paisaje de total desolación.
El tiempo sigue asociado con mi alma,
o quizás es mi alma la que se adapta al tiempo?
Hoy, en pleno mes de Julio, llueve, y una extraña niebla se traga el paisaje, lo envuelve con su fino manto de desilusión.
Miro y veo un día gris, frío.
El invierno herido de muerte ha conseguido vencer a un verano triste.
Los charcos en el suelo tiemblan al ritmo de mi corazón, al ser golpeados por la lluvia, que cae furiosa y dura como balas de acero azul.
Hay algo, en el sonido de esas gotas que me fascina.
Son como las lágrimas de una antigua reina, los ecos de los muertos de un país hoy deshabitado.
Me transportan a un reino que antes fue hermoso, pero ahora está muerto.
Me transportan a esa tumba y de pronto me siento más vulnerable que nunca.
Cada gota es una nueva fantasía, un nuevo pensamiento, una nueva vida fugaz que estrella sus ilusiones contra el duro suelo.
Cada una es una ilusión para la que vivieron y por la ue murienron.
Su llanto es tan hermoso y desolador...
Y entre tantas emociones me siento sola.
Me siento atrapada, siento que, en esta habitación, estoy dejando cenizas de mi vida, de mi juventud.
La lluvia, gota a gota, va mojando un alma.
...
y de pronto dos solitarias gotas mojan el suelo de mi enorme y claustrofóbica habitación.
-_-_-_-_-_-_-
Muchas gracias a Kaka's por los dos premios.
Gracias a todos los que pierden un trozo de su limitada vida en leerme.
Porque puede parecer que no, pero a veces las cosas pequeñas son las que van haciendo una vida grande.



4 comentarios:

edisrehto dijo...

Vaaya manera de escribir. Me ha gustado, aunque es un poco triste...
Ah, ¡y enhorabuena por los premios!

Tinkampinho dijo...

De escribir y de imaginar.
Sensacional xD.
Pero el retoque de la foto es mia!!!
Jejejeje
Bks cuidate ^^

nestor dijo...

Yo no pierdo el tiempo en leerte, al contrario, aprendo a sentir tus ruegos intimos y silenciosos que se hacen gritos en este tu espacio. Me agradas aunque no te conozco en presona, pero te conozco a través de tus letras. Estoy de acuerdo contigo en que las pequeñas cosas son las que hacen las grandes.

Sigue pequeña princesa en este tu camino de la búsqueda y piensa que quizás a la vuelta de la esquina está eso que tanto búscas.

un abrazo y los cariños de siempre.

Gitana dijo...

sentimiento... tan solo sentimiento...