sábado, 12 de marzo de 2011

A mi inspiración

A veces vienes,
me besas, nos amamos, me enamoras y los enamoras.
Pero por cada momento en el que me llevas a la locura
tengo que pagar el castigo de semanas de mediocridad.
Puede que no sea culpa suya.
Puede que en el fondo alguien esté cambiando.
Por eso pongo punto y aparte.
Quizás deba encontrarme a mi misma antes de poder salir a su búsqueda.

3 comentarios:

Any dijo...

Si la esperas, malo.
Si la buscas, malo.

Vas a tener que preocuparte por ti misma y cuando no te fijes en ella se acercará cuando la necesites e incluso aprenderás a conjurarla...

Biquiños.

isia dijo...

Todos vamos ambiando con el tiempo, pasamos diferentes etapas, algunas en que escribir sale como la forma más fácil de expresarnos y otras en las que el silencio hace mella en nuestros labios.

No te preocupes, toda etapa pasa.

un saludo

Zanat Medina dijo...

La inspiración, como las sábanas en noches de insomnio, es una amante celosa, y además infiel, pero por eso es más atractiva si cabe.
Un saludo, artista, seguiré viendo lo que llevas dentro por aquí ;)