lunes, 28 de abril de 2008

Música entre cuerdas

Aquellos que habeis entrado mas de una vez en este rinconcito sabreis dos cosas de mi:


1.- Ciertas conversaciones especiales suelo guardarlas, palabra por palabra, en mi corazón


Me gusta reproducirlas luego en mi cabeza como una hermosa película,


aprender de ellas, hallar todo su significado.


2.- Soy una gran amante de la música.
En todos sus estilos, en todas sus formas.
Escucharla, crearla, cantarla, sentirla...


Pues bien, mi entrada de hoy son dos conversaciones


en distinto lugar, con un margen de tiempo muy distinto...


pero con un mismo tema y una misma persona.


Una persona que moldeó mi ser como muy pocos,


enseñándome a quererla, a sentirla, a encontrar duendes en las cajas de resonancia de los instrumentos.


Adivinad el tema =)










Yo tenía apenas 5 años.


Me hubiera gustado tocar el violín o el arpa.


Por aquel entonces era una chica como tantas otras.


Sin talento, sin metas,


sin ninguna complicación ni complejo.


Mi madre,


incrédula ante revelaciones musicales en una familia en la que nadie sabía entonar un la,


se negó a gastarse dinero en un instrumento.


Tenía una guitarra vieja, sucia y triste.


Virgen de música, puesto que nadie había aprendido a amarla.


Sin más me metió a clases de guitarra.


Yo la odiaba.


No tanto por lo que no era como por lo que era.


Simbolizaba la negación de mi madre a ese violín soñado.


La desterré.


Conocí al profesor.


Era simpático pero tampoco él me gustaba.


Porque la quería y ella le quería.


Hacían una pareja perfecta.


Él intentaba enseñarme a quererla, pero yo no lo entendía.


Para mi ella era una imposición de mi madre, no la encontraba atractiva.


Y sin embargo me quedaba embelesada cuando oía como a él le hablaba de verdad, con un lenguaje eterno, antiguo y moderno, sin palabras pero fácil de entender.


Podría pasarme horas escuchándola.


Sin embargo, a mi no me hablaba.


Pensaba que era un problema, que la mía estaba muda tras tantos años de silencio.


Un día me dijo unas palabras que han durado intactas desde los cinco años hasta hoy:


-Sabes? Yo antes trabajaba en una oficina. Era un negocio más estable, pero no me gustaba.


-Ganabas mas dinero? (si vale, soy hija de mi madre, XD)


-No todo en la vida es cuestión de dinero. Tu crees que si ahora un señor se me plantase en la puerta con un Ferrari y me lo ofreciese a cambio de no volver a tocar nunca una guitarra aceptaría?


-Por supuesto que no! Ni siquera yo lo haría, es una cuestión de libertad.


-Bien si... pero y si me ofreciera todos los Ferraris del mundo, las mansiones, los caprichos... una vida de lujo a cambio de un amor, no humano, pero amor. Crees que aceptaría?


-... no?


Esa vez no soné tan convencida.


-Pues no, no aceptaría. Porque a estas alturas de la historia, cuando el ser humano ya ha demostrado que es capaz de todo, que puede ponerle precio a la tierra y al agua, aún nadie puede vender o comprar pasión.


Esa tarde, tras la clase la miré.


Estaba triste, sucia, abandonada.


Nadie la quería en el fondo.


Nadie como ella quería que la quisieran.


Era distinta al resto, pero la diferencia la hacía especial.


En ese momento, viendola llorar en silencio, me enamoré de ella.


La cojí con cariño y empecé a acariciar sus cuerdas.


Y por primera vez habló.


Mi madre asomó la cabeza con una boca abierta.


Fue la primera vez que supe que había un pequeño mundo en el que solo yo podía entrar.


Sonreí.


-_-_-_-_-_-_-_-


Años y años pasaron.

Los días tornearon la música, que fue creciendo madura y ágil en mi fértil ilusión.

Tenía mas problemas.

Demasiados.

Nada ya tiraba de mi y nadie parecía darse cuenta de que no tenía nada más que dar.

Él era músico, él era bohemio, él también estaba loco.

Él se dio cuenta. Y me habló.

-Sé lo que te pasa. A mi me pasó. Debes seguir adelante, la vida merece la pena.

Empecé a llorar.

No por emoción, sino por miedo a que le contase algo a mi madre.

-Yo no estoy loca, la vida es una mierda, siempre es injusta con todos.

- Eso no es cierto. Sabes, yo también pasé por esa etapa. Cuando ya lo tenía todo planeado sentí una bofetada. No fuerte, pero si me hizó reaccionar. Como un golpe de alguien que te quiere no para hacerte daño, sino para que te comportes. Ella me habló, la misma, la música. Me dijo que podía hacerlo, podía matarme, pero la estaría abandonando a ella. Lo único justo. Porque el dinero, la suerte, está mal repartida, pero ella tocaba a todos por igual sin importar el color de piel o la posición económica. Ella solo se fijaba en la ilusión, en las ganas. La vida es justa solo porque ella existe, la vida tiene sentido porque la vida es música.

Hoy por hoy, sé que tenía razón.

En todo.
Ahora, ella y yo nos amamos todos los días.
Yo le doy música, ella me da la oportunidad de gritar con al boca cerrada.
Juntas somos un solo cuerpo.
Una forma de vida distinta al resto.
Porque nosotras somos música.
-_-_-_-_-_-_-_-
"Vida
puedes crear
todo consiste en hacerte vibrar
Libre
me haces sentir
cierro los ojos me siento rendir.
Tu corazón
me incita a tocar
tus suaves curvas, tu suave perfil.
No hay mas que hablar,
eres la luz que jamás se apaga.
Solo los grandes pudieron sacar
de tus entrañas algo inmortal
Y mientras suene tu voz,
nota a nota,
mi alma poseerás.
Vistes de blanco y marfil
oro y plata
debe ser así.
Ruges
puedes gritar,
todo depende de mi ansiedad.
LLoras,
si lloro yo
solo un lamento una sola voz.
La conclusión que llego a entender
es que tu magia no quiere ceder
quien te inventó
no imaginó
que a Dios mismo superó.
Solo los grandes
pudieron sacar.
De tus entrañas
algo inmortal.
Rayos y truenos saldrán
de tus cuerdas hechas de metal.
hablas a la multitud:
los hechizas
nunca creen en ti.
Y yo aquí tras de ti
una vez más os invito a volar"
Blanco y márfil de Saratoga.
La canción que mejor me describe, la que mejor la describe.
Seguiremos hechizándoos.
Mañana concierto de soprano solista.
Mi primer concierto sola Ö
Deseadme suerte.


7 comentarios:

Tuyo_siempre_princesa dijo...

Me encantaría ir a verte mañana. Eres una diosa, controlas tu voz de una forma increíble.
Siempre tuviste talento.
Ya no hablemso del piano, aquel susto que me llevé cuando te vi tocar la marcha nupcial de mendelson a los 8 años cuando apenas llevabas dos meses tocando el piano. O aquel vals de Brahms que aprendiste de oido... Acojonante.
Precioso texto.
Mañana te saldrá genial como siempre.
A mi me empezóa gustar la música clásica cuando te escuche en la ópera la serva patrona. Desde entonces siempre serás mi serpina.
Simplemente hazlo como tu sabes.
"sing my angel of music"!

nestor dijo...

la mejor musica del mundo...mucha suerte princesa. (perdón cherry)

Gracias por dejarme la dirección exacta de tu blog, ahora corregiré en mis preferidos.

felicitaciones por los premios...muy merecidos.

un abrazo

melocotón dijo...

Mucha suerte en tú debút...vas a ser la estrellaaaaa!!!...Casi no me da tiempo a comentar nada porque ando pilladisimaaaa...Féliz puente y brilla como sólo tú sabes en ese concierto de soprano solista.Muchos besossssss!!!(no has recogido la estrella!!!)

pяiиcesα dє lα oѕcurιdαd dijo...

Hayyy mi pequeña consciencia!:)
Que magnifica que te involucres
tanto con la musica!!
a mi tambien se me daba muy bien
de echo estube un año en el conservatorio
pero creo k era tan chica que
me nuble y no quise seguir nose
porque..:(
y bueno espero que siempre te vaya
muy bien con esta union:Dmusical
y sigue adelnteee
muxoss besoss!
me marchoO a la playa:)

Alexandrithaa dijo...

Hola preciosa que bueno que hayas pasado por mi blog, la verdad es que no se como llegaste a el pro me alegro que hayas pasado.

Me encanto el encabezado de tu blog la verdad es que me parecio que me leiste el pensamiento por un instante.

Me gustaria hablar de el el mi nuevo articulo me lo permitirias??
obviamente mencionare que te pertenece!!!

Besotes, de otra princesa jijijiji

Gracias
y sigue pasando!!
bye

Gabriel dijo...

Hola
Este escrito es maravilloso, me ha encantado cómo abordas tan profundamente, haciendo tan ameno, el tema herramienta-artista. Solo dominando el instrumental en base a pacientes ejercicios de aprendizaje se puede arrancar la mejores notas. El arte requiere de esfuerzo, de superación constante para que no nos abandone nunca la musa que impulsa a crear y a soñar.
Felicitaciones!
Un abrazo cordial.

Gabriel dijo...

El arte, quién pudiera quitárnoslo? Ni la más feroz crítica.
Estoy seguro que te fue muy bien en tu debut!
Cuanto me gustaría que subas a tu blog de lo que tanto amas:la Música. Como yo la amo, pero ella ni me conoce!
Un abrazo cordial!